miércoles, 8 de abril de 2015

El Castillo de Cristal

Este libro escrito por, Jeanette Walls, periodista y escritora estadounidense. Ha llegado a mi de un modo inusual, lo he comprado en una subasta, para colaborar, ya que el dinero que se recauda es para cuidar a perritos que están abandonados y se encuentran en un albergue, al cargo de voluntarios que tienen la buena disposición de dedicarles su tiempo. 
No tenia ni idea de quien era la escritora, pero el titulo y la imagen de la portada, me gusto.

Al principio me ha resultado un poco pesado, todo el tiempo hablando de mamá y papá, aun así he seguido y seguido, y ciertamente los protagonistas son los padres y la familia al completo, de la escritora, el relato se basa en su vida...he sentido a veces enfado, otras ternura y otras compasión.
Como unos padres totalmente preparados intelectualmente, no tienen en cuenta las necesidades de sus hijos y solo viven del modo que a ellos les va mejor, sin preocuparse de sus sentimiento, ni de la responsabilidad, que es tener esos hijos.
La historia esta narrada desde un amor inmenso, de la hija, hacia sus progenitores, no hay reproches, ni protestas, no hay enfado, acepta a sus padres, y se le nota en todas las paginas el amor que sentía hacia ellos.
Los tres hermanos (son cuatro, pero la última apenas se nota) de un modo asombroso, apoyan todas sus locuras, y lo mas asombros, creen en todo lo que hacen, a pesar de proporcionándoles una vida inestable, llena de padecimientos, sin recursos económicos y mal viviendo.
La madre es un espíritu libre, le gusta la pintura y el arte, aborrece la vida convencional..., obligada por sus hijos, acepta un puesto de maestra, pero le supone un gran esfuerzo dedicarse a la enseñanza, sus hijos la tienen que obligar a ir al trabajo, e incluso les ayudan a desarrollas las unidades didácticas y le ordenan todos los contenidos...
El padre, es un hombre inteligente y entusiasta, trasmite a sus hijos la pasión por la vida. Les enseña, física, geología, les cuenta historias, el problema que es alcohólico y cuando bebe se transforma en una persona destructiva.
Aprenden a leer desde bien pequeños y saben mucho más que los chicos de su edad, por eso en los colegios donde llegan los ponen en cursos superiores.
La madre a pesar de no tener para comer, compra pinturas y lo necesario para pintar...la narradora, Jeannete, es super eficiente, trabajadora, inteligente y dispuesta.
Todo esto pasa porque son unos bohemios, (los padres) y no aceptan el mundo convencional y envuelven a sus hijos en ese mundo...desde muy pequeños tienen que buscarse la vida para sobrevivir, e incluso para poder comer.
No les gusta el sistema, no quieren estar dentro de las reglas y las normas, pienso que eso esta muy bien para alguien que vive solo o incluso en pareja, y los dos adultos quieren vivir esa vida, pero cuando se tienen hijos, la responsabilidad es cuidarlos y protegerlos...
El titulo, ha debido salir porque en unos de los muchos recorridos por diferentes ciudades y destinos, cuando vivían en un lugar inmundo, donde uno de los hermanos dormía con un impermeable, porque tenían goteras y en general toda la vivienda era un caos... ahí el padre les propone que le ayuden, que quiere hacer un castillo de cristal, donde van a vivir fantásticamente ..nada mas lejos, es una etapa muy difícil para todos, pasan muchas penalidades.
Jeannete es inteligente y despierta y se mete en el periódico del instituto, desde ahí  no ha parado de escribir artículos, al parecer hasta el presente.
Con 17 años se va a Nueva York, gracias a ella se fue antes su hermana mayor, los hermanos se ayudan en todo y siempre están dispuestos los unos para los otros, aunque el hermano y ella son los que mejor se llevan, su diferencia de edad es muy escasa.
Los tres mayores consiguen salir adelante y al final tienen lo que más les gusta, han trabajado duro por sus sueños y por conseguir salir de la miseria, logran cumplir sus sueños.
La hermana pequeña que no ha tenido que buscarse las castañas, porque todos la ayudan, es la más débil y la que peor parada ha salido.
Al final la historia es conmovedora, llena de amor y cariño hacia esos padres que no se lo han puesto nada fácil,  por no actuar como padres, sino como adultos irresponsables.

La lucha por la supervivencia es la que ayuda a conseguir los logros, a valerse por si mismo, no estoy por porte de esos padres permisivos que no ponen limites y que dan todo lo que los hijos quieren, pero tampoco es adecuado irse al otro extremo. Aunque a la larga, ninguna de las dos opciones es buena, ojala y pudiéramos ser padres, responsables y poder enseñar a nuestros hijos, que las cosas no son fáciles  y que nada es gratis, el que trabaja tiene su recompensa, y el que lo tiene todo fácil  al final se vuelve muy débil. J.H.




No hay comentarios:

Publicar un comentario