lunes, 11 de abril de 2016

Algo Sobre Vinos 2: Trucos, Consejos y Técnicas

vinos extremeños
El vino es un ser vivo con una serie de componentes de los que se han llegado a clasificar hasta varios centenares. Con una degustación posada y reflexiva se puede conseguir detectar matices aromáticos insospechados, que potencian el sabor de la comida.  
Un vino se cata con los cinco sentidos.
CON LA VISTA, se aprecia el color, transparencia y limpieza. Si el color es intenso decimos que tiene mucha capa, si permite ver a través del vino, es de media capa, si es transparente, se trata de un vino abierto. En los blancos el tono amarillo pajizo suele pertenecer a vinos jóvenes, el amarillo verdoso a los verdejos, y el amarillo dorado a los blancos con crianza.
En los Tintos, el matiz morado denota un vino joven, los tonos guinda o rubí son propios de los vinos con crianza y los reflejos teja o madera son propios de los reservas.
 En los Espumosos, la burbuja, que sube en linea vertical desde el fondo de la copa, se denomina rosario, las que se depositan en la superficie son encaje y en torno a la copa corona. La burbuja más pequeña indica buen envejecimiento en la segunda fermentación.
EL OLFATO, es el sentido que permite un mayor disfrute, y percibir la evolución del vino durante la 1/2 hora siguiente a la primera impresión. El olfato permite descubrir sus defectos y virtudes, su buena elaboración, envejecimiento, almacenado, etc. Consiste en oler primero sin tocar la copa y luego moverla en sentido contrario a las manecillas del reloj, para que afloren los aromas primarios, secundarios y terciarios. Pueden aparecer hasta 200: florales, de madera, balsámicos, especias, cuero, tabaco de pipa, etc.
EL GUSTO, en las papilas de la lengua sólo se pueden distinguir 4 sabores; dulce, salado, ácido y amargo. Su combinación y los aromas permiten apreciar los sabores. En la unión de la boca con los conductos nasales, vía retronasal, es donde se aprecia plenamente un vino. Un buen catador distingue los distintos sabores por separado.
El SENTIDO DEL TACTO, sirve para determinar si un vino es áspero, tiene "aristas" o por el contrario resulta aterciopelado, suave al paladar, redondo.
EL OÍDO, es el menos utilizado, sólo se utiliza para descubrir el desarrollo de las burbujas en los espumosos, acercando la copa al oído.
vinos extremeños
NO TODOS LOS VINOS SIRVEN PARA GUARDAR, aún en las condiciones adecuadas:
- los jóvenes sin crianza, se deben beber en un plazo corto
- los blancos y rosados, en menos de un año
- los espumosos, y los finos y manzanillas, en un plazo máximo de seis meses.   
- los tintos, son los que más duran 
- los vinos de crianza, mejoran en botella aproximadamente el mismo tiempo que tuvieron de crianza 
- los vinos generosos, los de licor y las mistelas, son de evolución lentísima y se puede decir que permanecen inalterables al paso del tiempo.   
RECORDAR que hay que colocar siempre las botellas en posición horizontal para que el corcho se mantenga húmedo
AUNQUE HAY MUCHOS TIPOS DE COPAS SÓLO SON IMPRESCINDIBLES TRES: El cristal debe ser del menor grosor posible y sin color, o sea fino y transparente.
La copa "flauta" para espumosos, que se debe llenar hasta un centímetro por debajo del borde dejando espacio para que se forme la corono de espuma. 
catavinos
El catavinos de Jerez, para los generosos, que se debe llenar hasta la mitad.
La copa esférica o ligeramente alargada para los vinos tranquilos, blancos o tintos, que se debe llenar un tercio de su capacidad.
Espero te sea de utilidad, y puedas disfrutar de una agradable velada, con una buena copa de vino. J.H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario